Multitud de cristianos evangélicos despiden los restos de la pastora Miriam Robles (Mirita)

Escrito por: Iván Santana

SAN PEDRO DE MACORIS, martes 07 de agosto 2017.– En medio de gran tristeza entre familiares, amigos, relacionados y cristianos evangélicos, una multitud de personas de diferentes extratos sociales acompañó hasta su sepultura los restos mortales de la emblematica pastora Miriam Robles (Mirita), quien falleció a la edad de 79 años a eso de las 6:00 de la mañana del pasado sábado en su residencia aquejada de salud.

El cuerpo de la pastora Robles fue velado a partir de las 4:00 de la tarde del domingo en la Iglesia Círculo de Oración en la que pastoreaba donde estuvieron efectuando cultos de adoración y exaltación a Dios, hasta las 4:00 de la tarde de este lunes cuando fue sepultada en la Necrópolis San Pedro de esta ciudad.

Funcionarios, líderes evangélicos y personalidades de los diversos puntos del país participaron en los actos fúnebres para despedir el cuerpo de la pastora Mirita, la cual dejó un legado en su familia y la sociedad petromacorisana, entre ellos el superintendente del Concilio de las Asambleas de Dios, Nelsido Borg Cedeño, el evangelista Ezequiel Molina Rosario, los pastores German Belliard , Leida Morales de Belliard, Andrés Mejía y Juana Santana de Mejía.

SU VIDA

Miriam Robles nació el 16 de mayo de 1938 en San Pedro de Macorís, hija de los señores Carlos Antonio Williams y Leonor Robles, entregó su vida al Señor Jesucristo en 1954 a la edad de 18 años y el 30 de marzo de 1963 contrajo matrimonio con el escritor Pedro Julio Tejera.

Con esta unión procreo cinco hijos, Francia Esmirna, Loida Esther, Pedro Julio, Rebeca Elizabeth y Ruth Keila Tejera Robles, de los cuales recibió 12 nietos que llenaron su vida de honra y alegría.

Trabajo por muchos años en diversas áreas en la Iglesia Jerusalén 1ra a la que perteneció, también creo una iglesia en el municipio el Valle de Hato Mayor, laboró por más de 25 años en el Concilio Misionero Femenil de las Asambleas de Dios, además dirigió por 11 años un centro de niños del sector Villa Orilla de esta ciudad.

Mirita inicio su misión pastoral en una capilla en el Ensanche Enriquillo, en la actualidad pastoreaba la Iglesia Circulo de Oración, en la avenida Independencia, la cual fundo.

Recibió reconocimientos de diversas entidades por su trabajo tesonero en favor de la comunidad, entre ellas el Ayuntamiento que la declaro “Hija Meritoria de San Pedro de Macorís”.

Gozaba de gran aprecio dentro de la población de diferentes edades y fue un ejemplo a seguir por la presente y futuras generaciones.

Deja un comentario