Pro Consumidor cierra tres restaurantes, colmado y otros negocios de venta de comida

Los establecimientos fueron clausurados por operar en condiciones de insalubridad y falta de higiene, lo que se considera un riesgo para la salud y seguridad de los consumidores.

Santo Domingo, sábado 11 de noviembre 2017.- . El Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor, Pro Consumidor, cerró la tarde del jueves, el restaurante “Delicias Campestre”, ubicado en el Barrio Chino del Distrito Nacional, por evidenciar presencia de plagas e inadecuada manipulación de los productos que estaban siendo ofertados al público.

El organismo estatal indicó, que dentro de la inspección realizada se encontraron plagas que afectaban los alimentos que estaban a la venta al público, además de que el personal encargado de la preparación de dichos alimentos, lo hacía de manera inapropiada.

Anina Del Castillo, directora ejecutiva de Pro Consumidor, dijo que ordenó el cierre de este establecimiento por el incumplimiento a las normas básicas de higiene y por la inadecuada conservación de los alimentos, lo que implica un riesgo inminente para la salud de los consumidores.

Del Castillo, señaló que el restaurante no podrá seguir operando hasta tanto se corrijan las condiciones de higiene y calidad de sus instalaciones y de los productos que se comercializan, como garantía de que los mismos no afecten la vida de los consumidores y usuarios.

Recordó, que desde el año pasado la institución ha estado trabajando en un amplio programa preventivo en todo el territorio nacional, con los dueños de restaurantes, cafeterías, bodegas, colmados, minimarket y supermercados, a fin que estos proveedores cumplan con las normativas legales vigentes y las buenas prácticas comerciales para garantizarle a los consumidores productos y servicios de calidad requerida.

El último fue el Restaurant Chino de Mariscos

Otro cierre

Asimismo, la institución procedió al cierre del “Súper Colmado Junior”, ubicado en la calle Máximo Grullón esquina Felipe Vicini, del sector Villa Consuelo, por la evidente presencia de plagas e insectos, además de comercializar productos que se encontraban vencidos, golpeados y en mal estado, no aptos para el consumo.

Los establecimientos fueron clausurados por operar en condiciones de insalubridad y falta de higiene, lo que se considera un riesgo para la salud y seguridad de los consumidores.

Pro Consumidor cerró el tradicional Restaurant Chino de Mariscos, sumando tres los establecimientos de esa naturaleza clausurados en una semana, por operar en condiciones de insalubridad y falta de higiene, lo que se considera un riesgo para la salud y seguridad de los consumidores.

La entidad gubernamental informó este sábado que las clausuras de estos negocios se produce en el marco de un amplio programa preventivo a nivel nacional para orientar a los proveedores acerca de sus deberes y obligaciones, en procura de garantizar a los consumidores alimentos en buenas condiciones.

Los demás restaurantes clausurados son Salao Melao y Delicias Campestre, lugares donde se evidenció la presencia de cucarachas, incumplimiento a las normas básicas de higiene y organización, inadecuada conservación de los alimentos, así como de otras irregularidades.

Anina Del Castillo, directora ejecutiva de Pro Consumidor, dijo que reforzará la vigilancia de los restaurantes para que los consumidores que visitan esos lugares tengan un servicio confiable e higiénico. En ese sentido seguiremos redoblando nuestras “inspecciones sorpresa”.

Sostuvo que los restaurantes conforman un segmento de la economía en crecimiento y deseamos que siga creciendo, pero respetando las leyes, las normas y, sobre todo, a los consumidores que merecen calidad y entregas que no dañen la salud de los consumidores.

Cierre de Colmado

Igualmente, en la misma semana, Pro Consumidor, procedió al cierre del “Súper Colmado Junior”, ubicado en la calle Máximo Grullón esquina Felipe Vicini, del sector Villa Consuelo, evidenciándose plagas e insectos dentro del establecimiento, además de comercializar productos que se encontraban vencidos, golpeados y en mal estado, lo cuales no eran aptos para el consumo.