Acusan a miembros de banda criminal Dominican Don’t Play de asesinato de joven en Madrid

El joven Miguel de Cárdenas, muerto de herida por arma blanca durante la trifulca en San Agustín.

Los dominicanos se han convertiditos en los inmigrantes más problemáticos en España y parte de Europa, por sus vínculos con bandas de narcotraficantes, delincuencia, prostitución, mafias, falsificación, y reconocidas practicas anti sociales. Con frecuencias los medios traen crónicas dando cuenta de algún dominicano involucrado en acciones delictiva; por su conducta son ampliamente rechazados por vastos sectores de la sociedad y la población.

SANTO DOMINGO, miércoles 07-02-2020.- . La Guardia Civil detuvo a una veintena de pandilleros latinos relacionados con la banda Dominican Don’t Play, a los que acusa del homicidio del joven Miguel de Cárdenas, de 18 años, ocurrido en septiembre de 2017.

Según reseña el diario El Español, los hechos sucedieron la madrugada del 16 de septiembre de 2017, durante la celebración de las fiestas patronales del municipio madrileño de San Agustín de Guadalix. “Aquella noche se desató una riña tumultuaria dentro del recinto ferial. Miguel de Cárdenas fue herido con un arma blanca en el tórax. No sobrevivió a las heridas, pese a su inminente traslado a un hospital”, dice la nota periodística.

De acuerdo a la publicación, de las gestiones realizadas, los investigadores identificaron al autor material del homicidio, al inductor y a varios encubridores que estaban en el lugar del hecho.

“El pasado día 30 de enero se procedió a la detención de veinte personas, cinco de ellos menores de edad, realizándose entradas y registros en siete domicilios ubicados en Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Algete, y El Casar (Guadalajara). Son varones de nacionalidad española y de origen latinoamericano, con edades comprendidas entre los 17 y los 26 años de edad. Cinco de ellos son menores”, dice la reseña.

Entre los efectos que se intervinieron destacan varias armas blancas, y demás efectos de interés para la investigación, así como una plantación bajo techo de marihuana compuesta por 1,000 plantas. A los pandilleros se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, homicidio, riña tumultuaria, desórdenes públicos, y contra la salud pública

Cuatro de los señalados fueron enviados a prisión, por el Juzgado de Instrucción N.1 de Alcobendas.